1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://sexo.about.com/od/Categoria-ETS/a/Sifilis.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Sífilis

Grave enfermedad que destruye el organismo

Por

Updated May 31, 2012

De acuerdo a las estadísticas de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), para el año 2006 se reportaron en los Estados Unidos unos 36.000 casos de sífilis, la mayoría en mujeres de 20 a 24 años y en hombres de 35 a 39 años. Un 64% de los casos reportados ocurrieron en hombres que tuvieron contactos sexuales con hombres. Aunque la incidencia de esta enfermedad es mucho menor en la población que la clamidia y la gonorrea, el índice de casos reportados aumentó casi un 12% entre el año 2005 y el 2006.

Es una enfermedad fácil de curar en sus fases iniciales. Sin embargo, cuando no es tratada, puede ocasionar daños graves e irreversibles en el organismo en su fase terminal, lo que puede ocurrir tras diez o veinte años de haberse contraído la enfermedad.

Qué es y qué produce

La sífilis es ocasionada por la bacteria Treponema pallidum que suele infectar la vagina, el pene, la uretra, el ano, la boca y los labios.

Sus signos y síntomas pueden ser leves y confundirse con otras enfermedades, motivo por el que muchas personas pueden tener sífilis durante años y estar contagiando a otras personas sin saberlo.

Cuando la enfermedad no es tratada en sus inicios, transcurre por tres fases que se pueden superponer, caracterizadas por distintos síntomas. Estas fases están separadas por períodos de latencia en los que no se presenta ningún síntoma:

Fase primaria: El primer signo de la sífilis es la aparición de una sola úlcera llamada chancro, que es firme, circular u ovalada, indolora y casi siempre rodeada por un borde rojizo. Suele aparecer en los genitales, boca o manos, y es por esta zona por donde primero entró la infección. Esto suele ocurrir entre dos y cuatro semanas después de la infección, pudiendo a veces tardar unos 90 días en aparecer. En ocasiones aparece más de una úlcera, ya que estas lesiones pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo que haya estado en contacto con el organismo patógeno. Por lo general, la úlcera desaparece por si sola y sin ningún tratamiento, unas cuatro o seis semanas más tarde.

Fase secundaria: Los síntomas de esta etapa se pueden presentar cuando aún el chancro está presente, o dentro de un lapso de una semana a seis meses, después de la desaparición de la úlcera(s). Suele aparecer una erupción rosácea o marrón rojiza que no produce picazón, en una o más áreas del cuerpo: palma de las manos, planta de los pies, ingle o cualquier otra zona. La bacteria de la sífilis se encuentra en esta erupción, por lo que cualquier contacto con ella – sexual o no sexual – contagia la enfermedad. Otros síntomas que pueden presentarse son fiebre, dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de cabeza, dolores musculares o en las articulaciones, falta de apetito, pérdida de peso y caída del cabello. A veces, aparecen en los genitales o el ano unas pápulas planas y húmedas que también son muy infecciosas.

Estos síntomas pueden durar entre dos y seis meses, y luego desaparecerán aunque la sífilis no sea tratada. En este momento la persona infectada entra en la fase de latencia, período en el que la enfermedad no es infecciosa. Los síntomas de la fase secundaria pueden reaparecer dos años más tarde, para desaparecer otra vez y entrar en período de latencia. Masters, Johnson y Kolodny, en su libro La sexualidad humana, estiman que entre el 50 y el 70% de las personas infectadas por sífilis permanecen en la fase secundaria por el resto de sus vidas y, aunque no presenten síntomas, la enfermedad sigue existiendo en el cuerpo.

Fase terciaria: Según los CDC el 15% de las personas que no han recibido tratamiento pasa a la etapa terminal o fase terciaria, que puede aparecer 10 o 20 años después de que se contrajo la enfermedad. Para este momento, la sífilis ha invadido tejidos importantes del cuerpo ocasionando daños graves en el corazón, cerebro, médula espinal, hígado, nervios, ojos, huesos y articulaciones. Algunos de los síntomas de esta fase son la dificultad para coordinar los movimientos, la parálisis, el entumecimiento y la ceguera gradual.

Cómo se contrae

Esta enfermedad se contrae por el contacto con las úlceras de la sífilis durante las relaciones sexuales vaginales y anales, así como por medio del sexo oral. También puede ser transmitida mediante el beso – si existen llagas en la boca o labios – y por el contacto de cualquier otra parte del cuerpo con las úlceras. Se puede contraer además por transfusiones de sangre. Durante el embarazo, una madre la puede contagiar al bebé antes de nacer, a través del torrente sanguíneo infectado que atraviesa la placenta.

La sífilis no se contrae por el contacto con inodoros, manijas de puertas o piscinas, ni al compartir ropa o cubiertos.

La sífilis es muy contagiosa durante la primera etapa, cuando las llagas generan un líquido muy infeccioso. Por lo general, no se contagia durante las fases latentes. Sin embargo, una mujer embarazada puede contagiar la enfermedad al bebé, aún en las etapas de latencia, motivo por el cual es muy importante detectar esta enfermedad de transmisión sexual al inicio del embarazo.

Factores de riesgo

  • Cualquier persona activa sexualmente puede infectarse de sífilis
  • Tener relaciones sexuales sin métodos de barrera, como el condón
  • Tener múltiples compañeros sexuales, o tener una pareja que tenga muchos compañeros sexuales
  • Es más frecuente en personas entre 20 y 39 años
  • Es frecuente también en hombres que tienen relaciones sexuales homosexuales

Diagnóstico y tratamiento

La sífilis se diagnostica por lo general mediante un análisis de sangre o tomando una muestra directa de la úlcera. Toda mujer embarazada debe hacerse un análisis de sangre para detectar la sífilis, ya que la enfermedad puede ocasionar la muerte del bebé.

Una persona con diagnóstico de sífilis debe detener por completo toda actividad sexual, ya que los métodos de barrera – como el condón – no evitarán que la enfermedad sea transmitida al tener contacto con la erupción en otras zonas del cuerpo. La sífilis responde bien al tratamiento con antibióticos durante sus primeras fases, en especial durante el primer año de la infección. El antibiótico matará la bacteria que causa la sífilis y evitará daños futuros, pero no remediará las lesiones ya ocasionadas. El médico indicará si es necesario hacerse nuevas pruebas de detección de la sífilis después del tratamiento.

La pareja sexual de la persona infectada también debe recibir tratamiento y sólo reanudarán su vida sexual después que el tratamiento de ambos haya finalizado. El hecho de haber tenido sífilis una vez no protege a la persona de contagiarse otra vez con la enfermedad.

Complicaciones

Si la enfermedad no es tratada y progresa hasta la fase terciaria, puede producir complicaciones tan graves como enfermedades del corazón, ceguera, daño cerebral, parálisis, demencia y muerte.

Durante el embarazo, la bacteria infecta al bebé, por lo que existe el riesgo de que el bebé nazca con daños congénitos (corazón, cerebro, huesos, ceguera), nazca muerto o muera poco después de nacer, dependiendo de cuánto tiempo haya estado infectada la madre. Al nacer, el bebé debe recibir tratamiento para evitar complicaciones como las convulsiones, el retraso en el desarrollo o la muerte.

Una persona con sífilis tiene entre dos a cinco veces más riesgo de contraer el virus de inmunodeficiencia humano (VIH), causante del SIDA.

Cómo prevenir la enfermedad

  • Utiliza condones de látex cada vez que tengas relaciones sexuales vaginales, orales o anales. Los condones reducirán el riesgo de contraer la enfermedad, solamente si la zona infectada está cubierta.
  • Procura mantener una vida monógama con una pareja que se haya hecho las pruebas para detectar la sífilis.
  • Si piensas que estás en riesgo de contraer la enfermedad, hazte las pruebas para detectarla regularmente. Sólo así la descubrirás en sus fases tempranas, evitando sus daños irreversibles.
  • Si estás embarazada, es obligatorio que te realices la prueba para detectar la sífilis al inicio del embarazo, aunque creas que no tienes motivos para estar infectada. En algunos casos, se sugiere realizar esta prueba a lo largo de todo el embarazo.
  • Si contrajiste la enfermedad, informa inmediatamente a tus parejas sexuales y cesa cualquier actividad sexual hasta completar el tratamiento.

Fuentes:

CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

Center for Young Women’s Health

Masters, W.H., Johnson V.E. y Kolodny, R.C. (1987). La sexualidad humana. Tomo 3.

Planned Parenthood en Español

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.