1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://sexo.about.com/od/Categoria-Dificultad-Sexual/a/Tratamientos-Disfuncion-Erectil.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

¿Cuáles son los tratamientos para la disfunción eréctil?

Formas de tratar la disfunción eréctil efectivamente

Por

De acuerdo a las estadísticas son pocos los hombres que recurren a un médico cuando experimentan dificultades con la erección. Sin embargo, es muy importante comunicar al médico si se tiene disfunción eréctil, ya esta dificultad sexual puede ser una señal de que existen otros problemas de salud, usualmente delicados, como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardíacas, que están ocasionando la dificultades en la erección.

Es importante diagnosticar si la disfunción eréctil tiene causas situacionales, psicológicas o es producto de factores orgánicos y fisiológicos, o una combinación de todos los anteriores. La fatiga, la ausencia de ejercicio y la inapetencia también pueden afectar los reflejos sexuales.

Para algunos hombres el tratamiento puede ser muy sencillo: perder peso, hacer más ejercicios y dejar de fumar. En otros casos, además del trastorno de la erección, el especialista deberá tratar el problema físico o psicológico de fondo.

El tratamiento médico para la disfunción eréctil, cuando tiene causas orgánicas, debería ir del menos al más invasivo. Primero, el abandono de ciertos medicamentos que pueden estar disminuyendo la capacidad para tener una erección. Segundo, el uso de fármacos o aparatos de vacío. Por último, la utilización de cirugía. El uso de la psicoterapia siempre está recomendado, aunque las causas principales sean físicas.

El Boston Medical Group, organización reconocida en el tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, alerta sobre la importancia de tratar la disfunción eréctil a tiempo. En especial, la disfunción eréctil producida por factores orgánicos, puede generar la pérdida progresiva del tejido sano del pene y de su capacidad de erección, cuando no es tratado el problema físico de fondo. Un problema pequeño, podría convertirse en algo más grave e irreversible. Los resultados del tratamiento dependerán de tratar esta situación a tiempo.

La buena noticia es que para muchos hombres, la disfunción eréctil puede prevenirse o tratarse de manera segura y efectiva. Los siguientes tratamientos son utilizados en la actualidad para atender la disfunción eréctil. Se puede usar una combinación de métodos, dependiendo del caso, como por ejemplo, la prescripción de fármacos junto con la psicoterapia y la ejercitación de los músculos pélvicos.

Tratamiento con fármacos

Existen actualmente tres fármacos principales – derivados del mismo principio activo – que se venden sólo con prescripción médica. Ellos son el “tadalafil” (Cialis®), el “vardenafil” (Levitra®) y el “sildenafil” (Viagra®). Todos aumentan el flujo sanguíneo en el pene en presencia de estimulación sexual. Actúan inhibiendo la enzima PDE5, que se encuentra en el pene para evitar que se mantenga siempre erecto. Deben ser tomados entre 30 y 60 minutos antes la actividad sexual y su efecto suele durar de 4 a 5 horas, en el caso del Levitra® y el Viagra®, y entre 17 y 36 horas con la ingesta del Cialis®.

Es importante saber que los efectos del uso prolongado de los medicamentos anteriores no han sido investigados aún. Cada fármaco tiene sus propias características, efectos colaterales y contraindicaciones. Todos los medicamentos inhibidores de la enzima PDE5 deben ser usados con precaución si tienes alguna de las siguientes condiciones de salud. Tu médico es la única persona que puede indicarte si puedes utilizarlos:

  • Derrame cerebral (accidente cerebrovascular) o ataque cardíaco reciente
  • Enfermedades cardíacas graves, como angina de pecho o arritmia cardíaca
  • Insuficiencia cardíaca severa
  • Presión arterial alta (hipertensión) sin controlar
  • Diabetes sin controlar
  • Presión arterial muy baja (hipotensión)

También ha resultado útil el tratamiento con otros fármacos, como el “hidrocloruro de apomorfina” (Uprima ®), en especial en pacientes con enfermedades cardíacas que consumen nitratos, que no pueden utilizar Cialis®, Levitra® o Viagra®. Este medicamento estimula la dopamina – llamada también la hormona del placer – encargada de enviar al cerebro la señal nerviosa del deseo sexual, lo que aumenta el flujo sanguíneo en el pene y produce la erección.

Psicoterapia y terapia sexual

En los hombres menores de 40 años, suelen ser más frecuentes las causas psicológicas de la disfunción eréctil que en los hombres mayores. Entre las principales se encuentran: ansiedad por el desempeño, temor al fracaso, baja autoestima, depresión, culpa, rabia, problemas de pareja y dificultades laborales.

Mediante la psicoterapia/terapia sexual se trabaja sobre los aspectos psicológicos que pueden estar ocasionando o manteniendo la disfunción eréctil, de manera que las emociones, pensamientos y creencias, o una autoimagen negativa, dejen de bloquear el reflejo de la erección. Incluso si las dificultades de erección tienen una causa orgánica, la psicoterapia es necesaria para atender el impacto que la dificultad sexual está ocasionando en la autoestima, estabilidad emocional, la relación de pareja y área laboral del paciente.

Para tratar la disfunción eréctil por causas psicológicas se pueden aplicar técnicas de relajación, cuando la ansiedad es el problema. También se utiliza la “focalización sensorial” con éxito. Mediante esta técnica la pareja intercambia caricias en forma alterna por todo el cuerpo – excepto en los senos y genitales – enfocándose en las sensaciones de placer y no en el coito. Se suele trabajar además sobre las creencias negativas o erróneas, si se encuentra que ellas pueden estar inhibiendo la respuesta sexual, mediante terapia psicológica y educación sexual.

Tratamiento hormonal

La testosterona es la principal hormona que participa en la respuesta de erección. También participa en el desarrollo de los órganos sexuales masculinos. La disminución en los niveles de testosterona suele aumentar con la edad, sin embargo, se han observado diferencias individuales en función de las expectativas y las creencias.

La disminución de los niveles de testosterona suele influir en el declive del deseo y de la actividad sexual, incluida la erección. El tratamiento con testosterona puede administrarse vía oral, parches sobre la piel o inyecciones, y sólo puede prescribirlo un médico.

En otros casos, la disfunción eréctil se debe a los niveles altos de la hormona prolactina. Esta hormona reduce el deseo sexual masculino, por ejemplo, sus niveles suelen aumentar naturalmente después del orgasmo, durante el período refractario, cuando el hombre no puede tener una erección. Si la disfunción eréctil se debe a niveles excesivos de prolactina, el médico puede recetar los fármacos “cabergolina” o “bromocriptina”, usados en el tratamiento de la hiperprolactinemia.

Ejercitación de los músculos pélvicos

Los músculos pélvicos intervienen en el acto sexual y aumentan el flujo sanguíneo en la zona genital, lo que ayuda a que el reflejo de la erección se produzca. Diversos estudios indican que la ejercitación de los músculos pélvicos ayuda a recuperar la función eréctil. Una muestra de hombres mayores de 20 años que había experimentado disfunción eréctil por un período de al menos 6 meses, participó en un programa de ejercicios para fortalecer el piso pélvico durante 6 meses, con la supervisión de un fisioterapeuta. Tras este período, 40% de los hombres había recuperado una erección normal, 36% la había mejorado, y 25% no había experimentado ningún cambio positivo. Aunque los resultados no fueron por completo exitosos – como también sucede con los demás tratamientos – esta terapia debería ser considerada para resolver la disfunción eréctil a largo plazo y como método para incrementar los efectos positivos de otras terapias. Como cualquier otro músculo del cuerpo, si no ejercitas tus músculos pélvicos, ellos pierden la capacidad para funcionar adecuadamente.

Inyección intracavernosa

Mediante este tratamiento se activan los procesos fisiológicos que producen la erección, mediante un fármaco llamado “alprostadil”, que el mismo paciente debe inyectarse en los lados o en la base del pene. El dolor suele ser poco, ya que la aguja es muy fina. Debe aplicarse 10 o 15 minutos antes la relación sexual y requiere que el paciente siga con exactitud la dosis prescrita por su médico. Cada inyección produce una erección que dura aproximadamente una hora, aunque algunas veces la erección puede prolongarse por más tiempo, pudiendo ser dolorosa.

Bombas de vacío

Es un aparato cilíndrico hermético que se coloca sobre el pene. Tiene una bomba (manual o a batería) que permite aspirar el aire y crear un vacío. Esto hace que la sangre fluya hacia el pene para que se produzca la erección. A continuación es necesario colocar una banda constrictora alrededor de la base del pene para retener la sangre y mantener la erección. Entonces el cilindro se puede retirar. La erección suele durar lo suficiente para que la pareja tenga una relación sexual normal, aunque la eyaculación puede suceder con menos fuerza. La banda se retira después del coito y no debe dejarse puesta más de 30 minutos en total. Uno de los principales inconvenientes de este método es que reduce la espontaneidad durante el encuentro sexual. Es importante que el médico recomiende una marca de bomba confiable, segura y efectiva, ya que muchos anuncios publicitarios pueden ser engañosos.

Implantes en el pene

Todos los implantes en el pene requieren intervención quirúrgica. Consiste en insertar quirúrgicamente dos o más implantes con forma anatómica en los cuerpos cavernosos, ubicados a ambos lados del pene. Los implantes pueden ser semirígidos o inflables. Los inflables permiten controlar cuánto tiempo se desea mantener la erección, mientras que los implantes semirígidos mantienen siempre el pene con la firmeza necesaria para mantener una relación sexual, pero puede doblarse en condiciones normales. Es una cirugía irreversible, que ha caído en desuso en favor de otros métodos menos invasivos, ya que lesiona en forma permanente el tejido eréctil del pene cuando se insertan los implantes. Por ello, sólo se recomienda cuando se han probado otros tratamientos sin resultados. Es importante que la pareja esté de acuerdo en adoptar este método para tratar la disfunción eréctil. Como cualquier otra cirugía, existen riesgos de complicaciones como una infección.

Cirugía vascular

En raros casos la disfunción eréctil se debe a problemas en las venas o arterias. La cirugía venosa consiste en extirpar o atar las venas que permiten que la sangre abandone el pene. La cirugía arterial conecta o reconstruye las arterias para eliminar cualquier bloqueo y aumentar el flujo y la presión de sangre en el pene. Aunque casi no se usa, a veces puede ser necesaria en pacientes que sufrieron un accidente que afectó el suministro normal de sangre en esta zona.

Fuentes:

Boston Medical Group. Disfunción eréctil. Recuperado el 21 de marzo de 2013.

DMedicina.com. Enfermedades: Impotencia / Disfunción eréctil. Recuperado el 21 de marzo de 2013.

Dorey, G., Speakman, M.J., Feneley, R.C., Swinkels, A. y Dunn C.D. “Pelvic floor exercises for erectile dysfunction”. BJU International, 2005, 96(4): 595-597.

Mayo Clinic. Erectile dysfunction. Recuperado el 21 de marzo de 2013.

PubMed Health. A.D.A.M. Medical Encyclopedia. Erection problems. Recuperado el 21 de marzo de 2013.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.