1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://sexo.about.com/od/Categoria-Dificultad-Sexual/a/Frecuencia-Bajo-Deseo-Sexual.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

¿Qué tan frecuente es el bajo deseo sexual?

Algunas estadísticas sobre el bajo deseo sexual

Por

Updated June 15, 2012

Los estudios estadísticos en Estados Unidos y a nivel mundial parecen coincidir en que bajo deseo sexual es mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres. Mientras que para el género masculino, la disfunción sexual más frecuente es la eyaculación precoz, para las mujeres es el bajo nivel de deseo sexual. Sin embargo, los hombres también pueden experimentar momentos o períodos de apatía y desinterés sexual. A este trastorno de la sexualidad se le denomina deseo sexual hipoactivo. A continuación encontrarás los resultados de algunas investigaciones que te ayudarán a saber qué tan frecuente es este trastorno en las personas.

Entre el año 2001 y 2002 se realizó un estudio sobre las actitudes y conductas sexuales (The Global Survey of Sexual Attitudes and Behavior) en 29 países, dirigido a 27.000 hombres y mujeres entre 40 y 80 años. La investigación tuvo por objetivo conocer la importancia del sexo y la prevalencia de disfunciones sexuales en personas de mediana edad. Con relación al deseo sexual los resultados generales para todos los países fueron los siguientes:

  • Más del 65% de las mujeres y 80% de los hombres había tenido relaciones sexuales durante el último año. Los investigadores resaltan el hecho de que el deseo y la actividad sexual están presenten en hombres y mujeres de mediana edad y es algo persistente a través de los años, contrario a la creencia popular que asume que los adultos mayores – en especial, los de edad avanzada – ya no se interesan en el sexo o no necesitan de contactos sexuales.
  • Las disfunciones sexuales más frecuentes en las mujeres fueron: bajo deseo sexual (21%), incapacidad para alcanzar el orgasmo (16%) y dificultades de lubricación (16%). En los hombres, no se presentó el trastorno en el deseo sexual como algo significativo, en cambio, sí lo fueron la eyaculación precoz (14%) y la disfunción eréctil (10%).
  • Como parte del proceso de natural de envejecimiento, los hombres tienden a tener una declinación en sus funciones sexuales, incluido su nivel de deseo sexual y su capacidad para alcanzar el orgasmo.

Otra investigación, realizada por Laumann y su equipo, analizó la data recabada en los Estados Unidos por la encuesta nacional de salud y vida social (National Health and Social Life Survey) del año 1992. Tras analizar las respuestas de 1749 mujeres y 1410 hombres entre 18 y 59 años, hallaron – entre otros resultados – los siguientes:

  • La incidencia de disfunciones sexuales fue más frecuente en las mujeres (43%) que en los hombres (31%). La presencia de dificultades sexuales, tanto en hombres como en mujeres, estuvo asociada a pobres condiciones de salud física y emocional, y a experiencias negativas en las relaciones sexuales y en las condiciones de bienestar general de la persona.
  • Hubo más prevalencia de bajo deseo sexual en las mujeres (21%) que en los hombres (5%).
  • El grupo de hombres de mayor edad (50 a 59 años) resultó con tres veces más de probabilidades de padecer de bajo deseo sexual y disfunción eréctil que los hombres jóvenes (18 a 29 años).
  • El deterioro de la situación económica aumenta el riesgo de presentar cualquiera de las disfunciones sexuales femeninas (bajo deseo sexual, problemas de lubricación, dificultades para alcanzar el orgasmo, coito doloroso, ansiedad sexual e incapacidad para disfrutar del sexo), mientras que sólo la disfunción eréctil en los hombres.
  • Las mujeres con poca actividad sexual tienen más riesgos de presentar bajo deseo sexual y trastornos de la excitación (lubricación insuficiente, dificultades con el orgasmo).
  • Todas las disfunciones sexuales femeninas analizadas – incluido el bajo deseo sexual – resultaron fuertemente asociadas con bajos niveles de satisfacción física y emocional y con sentimientos de infelicidad. Esto nos indica que la sexualidad femenina está poderosamente entrelazada con el bienestar emocional de la mujer.

Este último estudio analizó la prevalencia de bajo deseo sexual en 2207 mujeres estadounidenses entre 30 y 70 años en una relación estable. La investigación se enfocó en conocer los efectos de la premenopausia y de la menopausia – natural y quirúrgica (histerectomía) – sobre el nivel de deseo sexual. Estos fueron los resultados:

  • La prevalencia de bajo deseo sexual en general fue de 36.2%. Sin embargo, sólo el 8.3% de las mujeres fue diagnosticada con desorden hipoactivo del deseo sexual, ya que para ellas el bajo deseo sexual era causa de estrés personal y/o dificultades en la relación de pareja.
  • La prevalencia de bajo deseo sexual fue de 26.7% en las mujeres premenopáusicas y de 52.4% en las mujeres con menopausia natural.
  • La frecuencia de bajo deseo sexual fue mayor en el grupo de mujeres que le habían sido removidos sus ovarios – producto de una histerectomía u otra operación similar – que en las mujeres con menopausia natural.
  • El nivel de estrés personal y/o interpersonal, asociado al bajo deseo sexual, fue de aproximadamente el doble en las mujeres con menopausia quirúrgica que en las mujeres con menopausia natural.
  • La presencia de bajo deseo sexual fue menor en las mujeres menopáusicas con tratamiento hormonal que en las mujeres sin ese tratamiento.

Fuentes:

DeRogatis, L.R. y Burnett, A.L. “The epidemiology of sexual dysfunctions”. The Journal of Sexual Medicine, 2008, 5(2): 289-300.

Laumann, E.O., Paik, A. y Rosen, R.C. “Sexual dysfunction in the United States: prevalence and predictors”. The Journal of the American Medical Association, 1999, 281(6): 537-544.

Nicolosi, A., Laumann, E.O., Glasser, D.B., Moreira, E.D. Jr., Paik A. y Gingell, C. “Sexual behavior and sexual dysfunctions after age 40: The global study of sexual attitudes and behaviors”. Urology, 2004, 64(5): 991–97.

West, S.L., D’Aloisio, A.A., Agans, R.P., Kalsbeek, W.D., Borisov, N.N. y Thorp, J.M. “Prevalence of low sexual desire and hypoactive sexual desire disorder in a nationally representative sample of US women”. Archives of Internal Medicine, 2008, 168(13): 1441-1449.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.